La Cosmogonía es la base y el sustento más profundo que los ancestros y ancestras mayas crearon y fundamentaron el origen de la vida y el mismo desenvolvimiento del Sagrado Universo.

Como pueblo maya, tenemos nuestra propia forma de ver, de entender y vivir el sentido de la vida; nuestra propia forma de sentir el Cosmos y la dinámica del Sagrado Universo. Nuestra Espiritualidad y nuestras ciencias son la explicación minuciosa de nuestra cosmovisión maya. Nuestros rituales sagrados, nuestra ciencia medicinal, nuestra música, nuestras artes, nuestras danzas, la tradición oral, organización, y normas de convivencia son la vivencia personal, familiar y social que como descendientes milenarios aún mantenemos vigente.

Según el Calendario Maya, cada 225 años el Universo entra en un nuevo ciclo y una nueva era de tiempo. Desde el 13 B’aqtun, el 21 de Diciembre del 2012, hemos iniciado un nuevo ciclo para vivir los nuevos tiempos con grandes cambios. En el 13 B’aqtun celebramos la llegada del Nuevo Sol 4 Ajpú. Este tiempo traerá muy grandes cambios en el Universo, en la tierra, en nuestro ser, en nuestro espíritu y en nuestro alma. Desde este espíritu y desde esta energía funciona el centro de encuentro el Nuevo Sol, para vivenciar esta experiencia, viviendo la nueva era con la energía del Nuevo Sol.